martes, 19 de enero de 2016

"El mal camino"






Autor: Mikel Santiago

Novela de misterio. Suspense.   
Ediciones B
Primera edición, junio de 2015
424 páginas.







BIOGRAFÍA

Nacido en Portugalete (Bizkaia) en 1975, Mikel Santiago destaca de entre sus primeras lecturas los libros de la colección de Los cinco, tras los que fue adentrándose en la literatura policíaca y de misterio de la mano de las obras de Sherlock Holmes y Edgar Alan Poe.

Ha vivido en Irlanda, de donde sacó las ideas para escribir su anterior novela, y en Amsterdam, trabajando en el mundo del software. Cuando no está entre ordenadores se dedica a escribir. Y a tocar la guitarra con su banda de blues-rock.






Empezó escribiendo relatos en su blog, hasta que un tiempo después y por indicación de un amigo (a quien nunca se lo agradeceremos lo suficiente) se animó a publicar sus obras en formato digital.

Hasta el momento ha publicado Historia de un crimen perfecto (2010), La isla de los cien ojos (2010), El perro negro (2012), Noche de almas (ver reseña) (2013), La última noche de Tremore Beach (ver reseña) (2014), que ha sido traducida a más de una decena de idiomas, publicada en una veintena de países y con los derechos audiovisuales adquiridos por la productora de Alejandro Amenábar para convertirla en película, y la última hasta el momento El mal camino (2015).



SINOPSIS


Bert Amandale es un escritor inglés que se ha trasladado temporalmente con su familia a vivir a la Provenza francesa. Alejándose de su entorno habitual, tanto él como su mujer Miriam y Britney, su hija adolescente, pretenden superar problemas anteriores. A su vez, la antaño estrella del rock y gran amigo de Bert desde la infancia, Chuks Basil, también se ha trasladado a vivir a una casa cercana. Ambos comparten largas conversaciones plagadas de recuerdos y empapadas en alcohol.

Tras una de esas noches, Chuks llama a Bert para contarle que mientras conducía de vuelta a casa un hombre surgió de la oscuridad y se plantó frente a su coche en medio de la carretera sin darle tiempo a reaccionar. No pudo evitarlo y lo atropelló. Al acercarse comprobó que estaba muerto, se asustó todavía más y se marchó de allí lo más rápido que pudo.

Unas horas después los remordimientos fueron mayores que el pánico a las consecuencias y decidió regresar a aquel lugar, comprobando para su sorpresa que allí no había nada: ni cadáver, ni señales de frenazos, ni rastro del accidente.

Ante tal falta de indicios y los antecedentes mentales de Chuks nadie creerá su historia, pero desde ese momento la vida de los dos amigos se convertirá en una pesadilla de la que cada vez les será más difícil despertar.  




COMENTARIO

Mikel Santiago lo ha vuelto a hacer. Un lugar apartado, unos pocos personajes y el peso del pasado le bastan para crear una historia llena de suspense. Como ya nos demostró en "La última noche de Tremore Beach", el autor se mueve como pez en el agua en estos ambientes y, una vez más, el resultado ha sido un magnífico libro.

Y es que entre ambas historias se aprecian unas cuantas similitudes que -el tiempo y sus próximos libros lo dirán- tal vez configuren las señas de identidad, el sello personal, de este autor.

Si antes el personaje principal era un músico en plena crisis creativa que se trasladaba con su familia a vivir a un lugar apartado de la costa irlandesa, ahora es un escritor de éxito intentando crear una nueva historia que se instala con su familia en una casa aislada en plena Provenza francesa. Ambos artistas, en plena crisis creativa, con una familia a la que proteger y que sobrellevan una mochila repleta de errores que condicionaron sus vidas, a los que en este caso hay que añadir una antigua estrella del rock, amigo íntimo de nuestro personaje y que será el desencadenante de toda la trama.

 
GIBSON Les Paul Goldtop del 57.

Transcurre la historia, una vez más, por carreteras secundarias. Estrechos y solitarios caminos envueltos en la niebla y empapados por la lluvia, que transitan entre empinados barrancos y grandes extensiones de campos de flores, que comunican pequeñas poblaciones y las alejan de extrañas edificaciones en medio de la nada.



Campo de canolas


También aquí la historia nos es contada por el personaje principal quien, en primera persona, va narrando los hechos conforme van sucediendo. O como "parece ser" que suceden, porque a menudo la frontera entre realidad y ensoñación se convierte en una línea difusa (maldita "caja de trucos") que muy fácilmente podemos traspasar, haciendo que en muchas ocasiones nos cueste trabajo determinar en qué lado nos encontramos.

 "Al filo de la madrugada es cuando las ideas se presentan sin trucos, tal y como son. Nuestro consciente está desactivado y todas las protecciones mentales, dormidas. No hay posibilidad de engañarnos. De contarnos esas mentiras que necesitamos, por la mañana, para seguir viviendo. Por eso soñamos; porque la realidad sería demasiado terrible para ser presentada per se a nuestros ojos".   Página 120.



Con un estilo ágil y directo, unos diálogos  amenudo chispeantes (algunas gotas de humor aparecen hasta en los momentos más dramáticos) y unas descripciones de ambientes sucintas pero sumamente efectivas, la acción va avanzando cada vez con mayor intensidad hasta llegar a una conclusión que se intuye aunque no se ve venir. Los errores del pasado condicionan el futuro. Y en ocasiones de manera fatal e inevitable.


"Eso me hizo pensar que la muerte es así, que llega cuando le da la gana aunque todavía te queden un par de dónuts para comer, o un disco por grabar".   Página 175.
 


Quien se decida a transitar por El mal camino debe de ser consciente de que no podrá parar hasta terminarlo. Disfrutará y sufrirá a partes iguales con Bert en su intenso viaje, circulando por sinuosas carreteras convertidas en metáforas de su tortuoso pasado. Y no estará tranquilo hasta pasar la última página. 
¡Buen viaje!




* Próxima lectura: El guardián invisible, de Dolores Redondo.

16 comentarios:

  1. He leído alguna reseña sobre este libro y también es buena. Me has convencido por completo. Apuntado queda. Hay tanto por leer y tan poco tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adéntrate en el mal camino. Seguro que te gustará.

      Eliminar
  2. He leído alguna reseña sobre este libro y también es buena. Me has convencido por completo. Apuntado queda. Hay tanto por leer y tan poco tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas interminables listas de libros pendientes... Da igual al ritmo que leamos, siempre tenemos unos cuantos en lista de espera.

      Eliminar
  3. Estupendo comentario. Lo leeré.

    ResponderEliminar
  4. Te engancha desde el principio y no puedes parar de leer. Superfan de mikel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Un gran libro y un gran autor.

      Eliminar
  5. Me gustó mucho La última noche... y este todavía es mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos grandes libros, con bastantes puntos de unión. ¡Como si los hubiera escrito el mismo autor! jajaja
      Saludos, Pepet.

      Eliminar
  6. Se lee de un tirón aunque muchas veces tengas que contener la respiración. La intriga y el suspense van en aumento conforme se desarrolla la historia hasta llegar al final que...
    Si te gusta sentir cosas cuando lees lo recomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uno a tu comentario. Ciertamente se trata de un libro (y de un autor) sumamente recomendable.

      Eliminar
  7. No he leído nada de este autor. Parece interesante. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo lo parece, sino que lo es. Espero que descubras a Mikel Santiago y que lo disfrutes.

      Eliminar
  8. Paco, la leí hace unos meses y comparto tu opinión. Es increíble. Me gustó más que La última noche en Tremore Beach.
    Un saludo, Paco. Me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Martina, por tu comentario. Me alegra ver que coincidimos en gustos.
      Pasa y acomódate en el blog. ¡Queda mucho sitio libre!
      Saludos y hasta la próxima.

      Eliminar