viernes, 23 de enero de 2015

Una de chapuzas

Desde hace ya más de dos años una pequeña población de la provincia de Zaragoza posee el dudoso honor de ocupar uno de los primeros puestos mundiales en el hipotético ranking de restauraciones artísticas chapuceras. Me estoy refiriendo, como muchos ya habréis adivinado, a la localidad de Borja, famosa desde agosto del año 2012 por su Ecce Homo. O más concretamente por el remiendo perpetrado por una de sus octogenarias vecinas, una aficionada a la pintura con bastantes ínfulas pero con muy pocas habilidades pictóricas.

Para ilustrar el comentario pensaba incluir un par de imágenes, del antes y el después del "trabajo" de la "restauradora" de cuyo nombre no quiero acordarme, pero en aras del buen gusto os evitaré el mal trago. En todo caso ahí está internet por si alguien quiere verlo. La red está llena de imágenes de la obra original y de cómo está ahora. Incluso circulan multitud de montajes para dar el toque de humor a tan curiosa noticia.

También cabe la posibilidad de verlo en vivo y en directo. Para quien quiera y se pueda desplazar, por el módico precio de un euro (para los mayores de 12 años, menores gratis) se puede realizar la visita. Aunque pueda parecer una broma no lo es. Más de ciento cincuenta mil personas ya lo han hecho.


Pues ahora hemos sabido que no somos los únicos. Que los hay incluso peores por ahí. Concretamente en el Museo Egipcio de El Cairo, donde han batido todos los récords.

Al parecer, por causas que no se han especificado, la famosa máscara mortuoria del faraón Tutankamón que se expone en dicho museo, sufrió un accidente durante una reciente sesión de limpieza (¿?), a consecuencia del cual se le rompió la barba postiza, desprendiéndose del resto.

Estamos hablando de una obra de arte de una enorme belleza y de un valor incalculable, de 54 centímetros de altura y algo más de 10 kilos de peso, toda ella de oro y con incrustaciones de vidrio coloreado y piedras semi preciosas.





 

Ante tal circunstancia, en vez de trasladar la máscara al laboratorio de conservación o a algún departamento de restauración (propio o ageno al museo) para que pudiera ser tratada por personal especializado, se decidió arreglar la rotura inmediatamente, para así no verse obligados a retirar la pieza de la exposición, ya que es uno de los grandes atractivos del museo.
Y allí mismo apareció el listo de turno, ni corto ni perezoso y armado con un tubo de pegamento industrial, para proceder a la "restauración". Al más puro estilo Pepe Gotera y Otilio.


No contento con ello y tras proceder a la soldadura de la pieza parece que se fue animando, y todavía se atrevió a raspar el pegamento sobrante con una espátula ("pa dejarlo niquelao", parece que dijo), produciendo varias rozaduras en el rostro de la máscara, tal y como se puede apreciar en la siguiente imagen.





Sí señor. Con un par.


23 comentarios:

  1. Que barbaridad. Me lo imagino con el bote de superglú rodeado de todos aquellos tesoros. Parece increible que puedan pasar esas cosas en todo un Museo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo.
      Sería de risa, de no ser por la pena que da.

      Eliminar
  2. La verdad es que chapuceros hay en todas partes. Nos pensamos que aquí somos tremendos, pero hay cada uno por ahí que...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ignorancia y el atrevimiento son consustanciales al ser humano. Cierto Pedrito, en todas partes cuecen habas.

      Eliminar
  3. Pensaron nos ahorramos l a restauracion y seguimos vendiendo entradas. Y todos contentos
    La pela es la pela tambien para los egicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena. Anoche me acoste muy conteto.

      Eliminar
    2. Así es. ¿Lo dices por lo de Grecia, o por el partido?

      Eliminar
    3. jajajaja
      Tambien pero para un betico como yo lo mejor que puede pasar es ver perder also palanganas.

      Eliminar
    4. Me alegro. Por ti y por mi.
      Otra vez tres goles, otra vez tres puntos y ya cuartos en la clasificación.

      Eliminar
  4. Tremendo. Que esas manos chapuzas puedan llegar a lastimar una obra de arte de tal categoría. A qué mala hora se le rompió la barbita a la efigie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cumple una vez más aquello de que las desgracias nunca vienen solas. (Antes se decía que vienen a pares, como la guardia civil).

      Eliminar
  5. Sin lugar a dudas este es el resultado de una sociedad (no la egipcia, la mundial) que no da ningún valor ni importancia a la cultura. Quizá me equivoco, pero me atrevería a apostar que detrás de esta noticia también hay algún problema de fondos, presupuestos, recortes...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vienen siendo las dos caras de una misma moneda. La cultura, como tantas otras cosas, para quien se la pueda pagar. Y en época de vacas flacas todavía más. Y peor.
      Gracias Rodrigo por estar ahí.

      Eliminar
  6. La ignorancia humana no tiene límites. Y la prepotencia de algunos (muchos) tampoco. Eso de creerse que todo lo arreglamos en un momento porque sabemos hacer cualquier cosa. Y luego pasa lo que (nos) pasa. En ese y en otros ámbitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María.
      Gracias por visitar el blog. Y por tus acertados comentarios.

      Eliminar
  7. Yo creía que el personal que trabaja con antiguedades debía tener un mínimo de preparación y de sentido común pero parece que soy demasiado optimista. ¡Vivan las chapuzas!
    Y enhorabuena por el artículo. No me había enterado y me ha resultado muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Anónima.

      Eliminar
  8. Curiosa y dramática noticia.
    Me ha recordado aquella película de Mister Bean en la que no recuerdo por qué no se le ocurre otra cosa que pasar un paño húmedo a un famoso cuadro, con fatales consecuencias claro está.
    La realidad muchas veces supera la ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi comandante. Sería para reirse si no fuera por todo lo negativo que representa. Falta de atención, de conocimiento, de medios y del más mínimo sentido común.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Fenomenal com sempre el teu article.
    I a poc a poc ja som quarts. A per la champions!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Viçent.
      Ahí estem, donant guerra. I fent un gran equip (Paquito renovat fins l'any 20).

      Eliminar
  10. No quisiera ser pesao, pero ¿qué pasa con la Invasión? ¿Habrá más capítulos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora mismo está en modo pausa.
      La historia no está terminada. De hecho tengo alguna idea para finalizarla que, creo, puede resultar interesante. Espero darle forma muy pronto.
      Gracias Pedrito y tranquilo, de "pesao" nada.

      Eliminar