martes, 1 de diciembre de 2015

"El silencio del pantano"


Autor: Juanjo Braulio



Novela negra   
Ediciones B
1ª edición, septiembre de 2015
400 páginas.








BIOGRAFÍA


Juanjo Braulio (Valencia, 1972) se graduó en Enseñanzas Artísticas por la Sankt Eskils Skola de Eskilstuna (Suecia) pero, "como lo que más me gusta hacer es leer y por leer no pagan, me hice periodista", y se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Politécnica de Valencia.

Comenzó su carrera como periodista en la delegación valenciana de Diario 16. Posteriormente fue redactor de distintas secciones del diario Las Provincias, en el que llegó a ser Jefe de Opinión. Después fue Jefe de Informativos de la desaparecida Ràdio Nou, y colaborador del Suplemento Semanal XL, de la agencia Colpisa y del diario ABC.




Debutó en el mundo literario en 2004 con una recopilación de sus columnas de opinión bajo el título "La escalera de Jacob". En 2014 publicó un libro de viajes sobre Suecia titulado "En Ítaca hace frío". Ya en 2015, después de tantos años contando verdades que parecían mentira, decidió probar suerte en el intento de contar mentiras para decir verdades, y lo hizo con la publicación de "El silencio del pantano", su primera novela. 

(Datos biográficos y fotografía extraídos de la web del autor: juanjobraulio.com).



SINOPSIS


     En esta deslumbrante novela negra, la poderosa voz de Juanjo Braulio nos sumerge en una historia de muerte, codicia y falta de escrúpulos, dejando al lector sin aliento y con la sensación de haber leído una obra maestra.

     La trama arranca con el hallazgo de un cadáver en un recodo del río Turia. El asesino parece recrear un antiguo ritual romano reservado a los reos culpables de parricidio. El crimen salpica a los poderosos de la sociedad valenciana, que pronto dejarán al descubierto el pantano silencioso, símbolo de la decadencia y la corrupción, sobre el que se alza la ciudad. La investigación se verá envuelta en este fango cada vez más escondido y peligroso, desvelando oscuros episodios de nuestro pasado.

     Lleno de referencias literarias, con ecos de Rafael Chirbes y guiños a Patricia Highsmith y Paul Auster, el adictivo debut literario de Juanjo Braulio lo tiene todo para convertirse en uno de los acontecimientos editoriales del año.  


COMENTARIO

     Todo aquel que se sumerja en este libro sin demasiada información previa del autor y de su obra, cosa harto improbable debido a los numerosos y en su mayoría favorables comentarios que está acumulando, a poco de comenzar la lectura confirmará que se encuentra ante una novela negra, ya que en apenas unas páginas será testigo de la aparición de varios cadáveres en un río (aunque solo uno de ellos -o lo que queda de él- pertenezca a un ser humano), del inicio de la investigación del crimen, de dos secuestros violentos y de tres asesinatos más.

     Pero nada más lejos de la realidad. El silencio del pantano, pese a la catalogación que de ella realiza la propia editorial, no es una novela negra. O, por mejor decir, no lo es únicamente. Es también un relato social, un retrato de la sociedad actual en la que un grupo reducido de personas consigue mantener su estatus y su poder gobierne quien gobierne. Como el agua y el aceite, sin mezclarse con sus inferiores y siempre por encima de ellos, "los de siempre" (¿lo que algunos denominan la casta?), son los amos del cortijo: los que cortan el bacalao. 

"El futuro es un mero consuelo para cretinos, una esperanza de que la mierda que nos tragamos hoy habrá desaparecido mañana sin tener en cuenta que la mierda es, junto a la estupidez, el único recurso renovable e inagotable". Página 199.

     
     Aunque también se habla de corrupción (¡cómo no hacerlo, estando la historia ambientada en la Valencia actual!) tampoco es ese su tema principal (la gran novela sobre la corrupción ya la escribió Rafael Chirbes. Quien se atreva...). Este libro habla sobre el PODER. Poder económico, poder político, poder "institucional".

 "El poder también es la capacidad de elegir estar aburrido, sin esperar que pase nada, pues no hay nada que esperar más allá de la propia soledad". Página 321.

     
     Asumiendo aquella famosa afirmación de que "el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente", en las páginas de este libro encontraremos numerosos ejemplos de las comúnmente consideradas como las dos formas de poder absoluto por antonomasia: el que posee el autor ante su obra y el que ejerce el asesino ante su víctima. Porque las dos tramas que se van entrelazando en la novela (la del escritor avanzando en la escritura de su libro y la propia historia del libro que está siendo escrito) no son más que una sucesión de excesos cometidos por personajes (reales unos, ficticios otros) situados por encima del bien y del mal.

     Pero, aunque no lo parezca, todavía hay otro tipo de poder más importante y que Juanjo Braulio ha sabido exponer con una maestría fuera de lo habitual. Me refiero al que otorga el conocimiento, el saber, la información. Porque el máximo exponente del poder no es otro que el de la INFORMACIÓN: saber algo importante (de algo o de alguien) y decidir qué hacer con ello. Guardarlo para uno mismo y mirar para otro lado, utilizarlo en contra de alguien, difundirlo a todo el mundo... Distintas opciones que harán que la vida de muchas personas tome un rumbo u otro en función de lo que se decida hacer. Ese es el verdadero poder, más allá de utilizarlo o no. El hecho de SABER que se puede hacer cuando se quiera.

"Cuando tienes entre tus dedos la capacidad de dañar, de hacer sufrir a otro sin más límite para hacerlo que tu voluntad, es muy difícil resistirse". Página 354.

     
     Y hablando de personajes, ese es para mi otro de los puntos fuertes de este libro. El principal es un enfermo, un psicópata asesino, la auténtica personificación del MAL. Un tipo del que no sabemos ni siquiera su nombre (tan solo que firma como "Q") y del que no encontramos a lo largo de todo el libro ni una sola descripción de sus características físicas.

     Junto a él aparecen algunos secundarios fundamentales en la historia de los que sí se nos ofrecen tanto datos biográficos como descripciones físicas que nos ayudan, en mayor o menor medida, a empatizar con ellos y a comprender sus circunstancias. Cómo son y por qué son como son. Hablamos fundamentalmente de Falconetti y el brigada David Grau.

     Y finalmente un buen puñado de secundarios, algunos de los cuales no pasan de ser meros extras con apenas unas líneas en la historia, pero que configuran una buena colección de arquetipos de lo que se puede uno encontrar en cualquier calle y a casi cualquier hora: Manceñido, Basilio, Nacho. Ferran Carretero y Xavier Ros. Erik, Lorik y Leka. Miguel Sastre y sus hijos. Castaños, la Puri. El inspector Escobedo... y hasta un monje llegado de la Edad Media. Y el joven Juanjo, un camarero, estudiante de periodismo para más señas, personaje que tal vez podría ser un "cameo" del autor en su propia obra.

"A sus amigos siempre les dice que el periodismo es un buen camino que lleva a muchos sitios si se sabe dejar a tiempo". Página 19.

     
     Y por último la ambientación. El decorado en el que se desarrolla la acción. Porque otro de los personajes de la novela, quizás el más importante, el que está presente en todo momento convirtiéndose en un aspecto indispensable de la historia, es la propia ciudad de Valencia. La ciudad moderna y pretendidamente cosmopolita levantada sobre lo que durante siglos no fueron más que terrenos cenagosos. El pantano al que hace referencia el título, convertido primero en fértiles tierras de cultivo y soterrado después bajo capas de hormigón, avenidas y edificios singulares, pero que una y otra vez consigue salir a la superficie, filtrándose entre sus habitantes para reconquistar su territorio. Para pudrir personas y carácteres. Para corromper todo lo que encuentra a su paso.

     
     Se escribe de lo que se sabe o de lo que se conoce, y por eso Juanjo Braulio ha ambientado esta hisotria en su ciudad (Valencia), utilizando como decorados de la acción la playa de la Malvarrosa, el Cabanyal, la Ciudad de las Artes y las Ciencias o el barrio de Ayora, situando en ellos a una serie de personajes (periodistas, policías, políticos, escritores) a los que demuestra conocer a la perfección. Y para lo no tan conocido (tramas de blanqueo de capital, armas, drogas, etc) se nota la labor de investigación efectuada. Dejarse asesorar por los que saben para no cometer errores de bulto y conseguir montar una historia creible en la que no queda títere con cabeza.

     
     Mención especial merecen a mi juicio dos pequeños relatos (pequeños en cuanto a tamaño, pero magníficos ambos) incluidos en la historia y que pertenecen a la producción literaria anterior de Q. Uno es de una obra anterior; el otro un descarte que quedó olvidado en una carpeta ofimática, pero ambos merecerían formar parte por sí solos de una historia independiente.

     
     Dejaremos para otra ocasión otros aspectos interesantes del libro que también merecerían un comentario, como las referencias a algunos escritores valencianos, positivas en el caso de Rafael Chirbes (que el maestro leerá, esté donde esté) y algo peores en el caso de Torrent o Posteguillo (que no se citan expresamente pero que se entienden); un puyazo en toda regla al reconocido Murakami; los comentarios a cerca de los autores de blogs; a políticos más o menos reconocibles del entorno; al "otro periódico de la ciudad"; a los funcionarios (todo un clásico); a los currantes que discuten de futbol y solo se ponen de acuerdo en su opinión sobre los políticos; a los locos del runing... hasta una cita de una película de Clint Eastwood, la música de AC/DC o la de "la pedorra esa que ha escrito más libros de los que ha leído" y que, supuestamente, solo ha escrito uno. Todas ellas vertidas por los distintos personajes. No caigamos en el error de confundirlas con las opiniones del autor.

"Está convencido de que un escritor es, en realidad, todos sus personajes. Un creador de historias es un prisma de miles de caras y cada vez que una de sus criaturas dice algo, el que habla en realidad es el propio escribidor". Página 231.

     
     Quedarán para otra ocasión. Y seguramente no será para la continuación de la historia, porque el autor ha asegurado que no habrá segunda parte. Lo que sí habrá es película. Antes incluso de la aparición del libro ya se habían vendido los derechos audiovisuales para su realización, aunque Juanjo Braulio está al margen de este proyecto y ni siquiera interviene en la escritura del guión que, al parecer, ya está bastante avanzada.


     Quedarán para otra ocasión, porque la pretendidamente "breve" reseña, esta vez ha quedado un poco larga. Y es que cuando un libro gusta se disfruta tanto leyéndolo como hablando (o escribiendo) sobre él.


     Estupendo libro El silencio del pantano. Duro y directo; fundamentado y fundamental. De lo mejor que he leído en bastante tiempo. No os lo perdáis.

     Y grande Juanjo Braulio. Desde ya mismo uno de mis autores favoritos y del que espero próximamente poder disfrutar con sus nuevas historias. Queda tanto por contar y son tan pocos los que saben hacerlo tan bien...




 




23 comentarios:

  1. Otro autor nuevo que descubro gracias a ti. Y que por lo que se ve merece la pena. ¡Me lo pediré para Reyes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una muy buena elección que, espero, sus majestades atenderán.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Tiene muy buena pinta. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y harás muy bien, Angel. Que lo disfrutes.

      Eliminar
  3. He leido el libro y me ha gustado mucho. Novela negra de las de verdad de un autor de los que tenemos que apoyar para que continue escribiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Juanjo Braulio nos continuará sorprendiendo con más buenas historias.
      El que es "escribidor" no puede dejar de hacerlo. Estaremos atentos.

      Eliminar
  4. El libro está muy bien. A mi me ha encantado. Pero de ahí a decir que es el nuevo Rafael Chirbes me parece que la editorial se pasa un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las comparaciones son odiosas y, en este caso, directamente imposibles. Chirbes solo hay uno y por desgracia ya nos dejó.
      En cuanto a las editoriales está claro que lo que quieren es vender y para ello utilizan los reclamos publicitarios que más puedan llamar la atención del los posibles compradores.
      Juanjo Braulio no es Chirbes, no. Ni Auster, ni Garrido, ni Palomar, ni... falta que le hace.
      Pero tiene algo de todos ellos. Creo.

      Eliminar
  5. Se nota que te ha gustado el libro. No me suena de nada ni el titulo ni el autor pero me gustan este tipo de historias y tu "breve" comentario ha hecho que me interese por él. Esta tarde mismo me lo compro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana.
      No sabes lo mucho que me alegra leer que por culpa de mi comentario has decidido comprarte el libro. Espero sinceramente que te guste y que lo disfrutes.

      Eliminar
  6. Te veo entusiasmado, así que habrá que leer ese libro. Magnífica reseña. Aunque a mí me gusta mucho Posteguillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro me ha gustado, es la verdad.
      A mi también me gusta Posteguillo, claro. Y si quieres que te cuente un secreto, a Juanjo Braulio también. A quien no le gusta es a uno de sus personajes.
      Gracias, Amparo, por participar.

      Eliminar
  7. Parece interesante. ¿Sabes si está publicado en papel? Lo digo porque creo que sería el regalo perfecto para hacer a un amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica idea para hacer ese regalo que dices.
      Por supuesto que está en papel. Yo lo tengo en papel (y firmado por el autor), pero también se puede comprar en formato digital.
      Saludos, Alejandra.

      Eliminar
  8. Gracias por la reseña. Me has descubierto a un autor desconocido hasta el momento y que por lo que dices merece la pena leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por participar en el blog.
      Espero que te guste el libro.

      Eliminar
  9. Como ya dije el otro día, leí el libro y me encantó. Pero al leer tu comentario he descubierto cosas de las que no me había dado.
    Tendré que volver a leerlo. Pero dentro de un tiempo porque una sobredosis de "Q" no puede ser buena para la salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, María. Mejor dejar pasar un tiempo.
      Pero a mi también me pasó: cuando lo terminé tuve la sensación de que dentro de un tiempo me gustaría volverlo a leer.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Vaya tela. Casi te a quedado mas largo el cometario que el libro.
    Es broma. Muy buen comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sevillano.
      El libro está muy bien. Espero que te guste. Pero, en este caso, SI habrá película. Por si te quieres esperar. jajaja

      Eliminar
    2. Joe macho. Esque pones unos libros que no conozco casi ninguno.

      Eliminar
  11. Tu extensa y muy buena reseña me llevó a buscar el libro. No conocía al autor, pero estoy contigo. Merece mucho la pena.
    Fenomenal libro. totalmente recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agustín.
      Me alegra mucho leer tus palabras.

      Eliminar