jueves, 30 de abril de 2015

Reseña: "Solidaritat"




Solidaritat
Autor: Vicent Navarro
Idioma: valenciano
Juvenil. Aventuras. Social.
Tandem Edicions. Abril de 1997
5ª edición, septiembre 2004
139 páginas.





BIOGRAFÍA

Vicent Navarro nació en Valencia en 1962. Trabaja como profesor de valenciano en un instituto.

Desde muy joven comenzó a escribir cuentos y novelas, pero ha sido últimamente cuando se ha dedicado más a la literatura.

Ha obtenido premios en dos concursos de cuentos. "Solidaritat" es su primera novela.




SINOPSIS

Sara acaba de cumplir 17 años. Es una chica como cualquier otra: vive con sus padres, estudia bachillerato, tiene un grupo de amigos y amigas con quienes le gusta ir de excursión, visitar los centros comerciales y divertirse.

Su vida cambia un día cuando, de manera accidental, conoce a Salima, una mujer árabe que vive en un campamento de emigrantes cerca de su casa, y con quien trabará una gran amistad.

Cuando poco tiempo después Salima desaparece, Sara decide hacer todo lo posible por encontrar a su amiga. Incluso está dispuesta a viajar a Argelia para dar con ella.




COMENTARIO

Los motivos por los que generalmente elegimos el libro que vamos a leer pueden ser muchos y variados.  En ocasiones lo hacemos por ser de un autor que conocemos y del que nos apetece continuar leyendo sus obras; por recomendación de algún conocido; por la temática que aborda, o simplemente porque nos atrae el título (o incluso la portada) del libro. 

Pues en este caso no ha sido ninguna de esas razones. En esta ocasión se podría decir que no elegí el libro, sino que el libro me eligió a mi. Ni lo he comprado, ni me lo han regalado, ni tampoco prestado (ni, por supuesto, lo he adquirido de ninguna forma ilegal). Simplemente lo encontré en la estantería del salón, rodeado de otras tantas obras, casi todas ellas ya leídas.

Desconozco su procedencia. No sé quién lo trajo ni cuando lo hizo, pero allí estaba. Y ese fue suficiente motivo para comenzar su lectura.


Se trata de una novela corta, escrita con un lenguaje bastante sencillo y natural (eso sí, para quien conozca mínimamente el valenciano), que hace bastante sencilla la lectura.

Hablamos de literatura juvenil -de hecho se utiliza a menudo como lectura escolar en la asignatura de lengua de Secundaria-, aunque también se le podría considerar como de aventuras, porque todo el libro en realidad es el relato de una gran aventura de una chica de 17 años dispuesta a hacer cualquier cosa por encontrar a su amiga. 

Pero además también se trata en cierta medida de literatura social, al ser el de la inmigración uno de los temas principales del libro. Racismo, mafias, asociaciones legales e ilegales...


La historia nos la cuenta la propia Sara, por lo que el libro está escrito en tercera persona relatando, casi a modo de diario, todo lo que le va sucediendo en la gran aventura en que se convierte su vida.


En cuanto al tono general, me ha resultado demasiado fantasioso para lo que sería deseable en una historia aparentemente realista. Que con esa edad sus padres le dejen viajar sola a Argelia; la escena de la carrera de coches en un garaje; su facilidad para pasar desapercibida y lograr camuflarse en barcos y camiones, y alguna que otra más que no relataré para no desvelar nada de la historia, resultan directamente increíbles.

Pero no hay que olvidar que al fin y al cabo estamos hablando de literatura juvenil, y como tal se le pueden conceder determinadas licencias que en otros casos chirriarían bastante.


Como resumen podría decir que me ha parecido una buena historia, escrita con claridad y solvencia, y en la que se agradece la ausencia de tramas secundarias que distraigan la atención del lector. Totalmente recomendable para que nuestros adolescentes tomen conciencia de algunas cuestiones que están en el día a día de nuestros pueblos y ciudades y de los que parece que se les quiere mantener alejados, en sus burbujas de tecnología, estudios y diversión.

Y un autor del que prácticamente lo desconozco todo pero que, seguramente, continuará regalándonos buenas historias.



martes, 28 de abril de 2015

Reseña: "Nadie lo ha oído"



FICHA



Título original: I denna stilla natt

Autora: Mari Jungstedt
Año de publicación: 2004
Traducción de Gemma Pecharromán
Novela negra. Policíaca.
MAEVA EDICIONES, 2009.
272 páginas.





BIOGRAFÍA


Mari Jungstedt (Estocolmo, 1962) es una de las escritoras más populares de la novela negra nórdica. Desde la publicación de la primera entrega, la serie ha adquirido una gran popularidad en los más de quince países donde se ha publicado, habíendose traducido a más de cuarenta idiomas. 

Licenciada en periodismo, trabajó en la televisión sueca antes de emprender su trayectoria como novelista. Su experiencia como reportera de televisión inspiró la creación de sus personajes protagonistas: el comisario Anders Knutas y el periodista Johan Berg.

Actualmente vive en las Islas Canarias y compagina su trabajo de escritora con el de embajadora de la ONG SOS Children's Villages.


 "Soy bastante alegre; me siento una española en el envase de una sueca". 
Mari Jungstedt


Otras obras de la autora son Nadie lo ha visto, Nadie lo conoce, El arte del asesino, Un inquietante amanecer, La falsa sonrisa, Doble silencio y la última publicada hasta el momento, Un juego peligroso.




SINOPSIS

Henry Dahlström es un antiguo fotógrafo muy conocido en la isla de Gotland, que arruinó su vida por culpa del alcohol. Un día tiene un golpe de suerte y gana un premio importante en las apuestas de las carreras de caballos. A los pocos días aparece brutalmente asesinado en su propia casa y el dinero ha desaparecido. Todo apunta a un robo que se complicó, por lo que la investigación se centra inicialmente en sus compañeros de juergas.

Unos días después la Sra. Jannson denuncia la desaparición de su hija Fanny, una chica de catorce años que trabaja como voluntaria en una cuadra de caballos y que una tarde al terminar su jornada salió de allí pero nunca llegó a casa.



COMENTARIO


El libro empieza con el asesinato de Henry "Flash" Dahlströmn y el inicio de la posterior investigación, comandada por el veterano comisario Anders Knutas.

A partir de ahí se va sucediendo la propia investigación del caso, salpicada con retazos de la vida diaria del comisario Knutas, y se van intercalando otras dos historias, sin ninguna relación con el caso (al menos hasta las 3/4 partes del libro) y que entorpecen bastante la lectura.
Por un lado Fanny y su extraña (por muchos motivos que tampoco se aclaran) relación con "un tipo mayor y asqueroso" como ella misma dice; por el otro la historia de Emma , una mujer casada y con dos hijos, y su amante, el periodista Johan Berg.



La trama se va desarrollando linealmente (excepto algunos retazos en la historia de Fanny que cuentan detalles de su relación "unos meses antes"), y casi jornada a jornada entre los meses de noviembre y diciembre.

Pero lo que inicialmente parece que será el tema principal del libro, el asesinato de Henry "Flash" Dahlströmn, se va diluyendo conforme avanza la historia. Retazos de las vidas del resto de personajes se combinan con escenas completas sin la menor trascendencia para la trama, hasta que llegamos a un punto importante de la historia que sucede cuando ya llevamos leído más de la mitad del libro.

A partir de aquí no se vuelve a saber nada del caso inicial y continúan con intermitencia las historias de Fanny, de los amantes Emma y Johan y del comisario Knutas. Y así continuamos hasta que aparece otro punto importante en la historia, cuando ya llevamos el 80% de la misma leida.

Por si esto fuera poco, el dato que en realidad resulta importante en toda la historia se nos descubre casi terminando el libro, cuando a penas nos faltan unas pocas páginas para terminarlo, pero es el que aparece en la sinopsis del propio libro (¿?). ¡Algo que ocurre con el 86% del libro leído!


Desde ese momento se desencadena el final de la historia. Como si la autora tuviera prisa por terminar. Y lo hace rápidamente y de cualquier manera. En unas pocas páginas se descubren todas las incógnitas (aunque estoy seguro que os pasará como a mi, y a estas alturas cualquier lector ya sabe quién es el asesino), pero lo hace sin dar la más mínima explicación. Se relacionan los hechos, pero no se aporta ningún tipo de explicación ni de cómo sucedieron ni de las motivaciones de los personajes. Se termina la historia rápidamente y de cualquier manera, estropeándose con ese abrupto final lo que hasta entonces era una buena historia.  

 
Mención especial merece la sinopsis que figura en el propio libro. (Nota: no continuar leyendo este párrafo si pensais leer el libro). Es un hecho curioso, personalmente es la primera vez que me pasa, pero es la propia editorial la que se carga el libro. Porque destaca como hecho importante de la historia unas fotos de alto contenido sexual en las que aparecen Fanny y un hombre mayor. Pero lo extraño es que eso es algo que aparece en el último tramo del libro, sobrepasado ya el 85% del mismo. Impresionante: un libro que hace "espóiler" de si mismo.



Contiene además algunos errores de edición. Por poner un ejemplo, tal vez el más clamoroso, al inicio del segundo capítulo (el que corresponde al lunes 12 de noviembre) se repite casi al completo el primer párrafo (concretamente tres de sus cinco frases).


Pero dejando al margen otras cuestiones menores podriamos decir que se trata de una historia intrigante (siempre que no se haya leido la sinopsis del libro). Muy bien escrito. Para mi gusto quizá con un exceso de personajes que no aportan nada a la trama y que más bien la dificultan. Con un lenguaje muy apropiado y multitud de diálogos que lo hacen todavía más ameno pero, ahora viene lo malo, con un final que desmerece totalmente el nivel de la historia.

Porque el final es tan repentino como desalentador, y está muy por debajo del tono general del libro. En mi modesta opinión, se lo carga completamente.



Indudablemente la pobre Fanny merecería no ya terminar de otra manera (que también) sino que la historia al menos explicara el por qué de su final, y cómo y qué fue lo que posibilitó que llegara a producirse.




viernes, 17 de abril de 2015

"La bodega"




FICHA


La bodega
Título original: The Winemaker
Autor: Noah Gordon
Traducción de Enrique de Hériz
Novela. Ficción histórica.
Roca editorial. Abril 2011
384 páginas.





BIOGRAFÍA

Noah Gordon (Worcester, Massachusetts, 11 de noviembre de 1926) es un afamado escritor norteamericano de origen judío, autor de unas cuantas de las obras más traducidas en los últimos años. Sus lectores se cuentan por millones en todo el mundo. 

Tras licenciarse en periodismo (aunque previamente había empezado los estudios de medicina, presionado por sus padres), comenzó su carrera profesional trabajando en distintas revistas y periódicos de su localidad, hasta que consiguió ser contratado por The Boston Herald, donde llegó a ser editor de Ciencia. A partir de ese momento empezó a escribir artículos científicos para diversas publicaciones y, poco después, sus primeros relatos.

Debutó en el mundo editorial en 1965 con El rabino, para continuar con El comité de la muerte (1969) y El diamante de Jerusalem (1979), pero el reconocimiento internacional le llegó con El Médico (1986), novela que inició la saga de la familia Cole que posteriormente completó con Chamán (1992) y La doctora Cole (1996).

Sus obras más recientes son El último judío (1999), Sam y otros cuentos de animales (2002) y la última publicada hasta el momento, La bodega (2007).





SINOPSIS

Cataluña, finales del siglo XIX. Josep Álvarez es un joven que se ve obligado a dejarlo todo y huir a Francia tras verse envuelto, contra su voluntad, en un asesinato que convulsionará la vida política del país. Tras cruzar la frontera y gracias a su experiencia en el trabajo del campo y a sus insaciables ganas de aprender, consigue trabajo en la comarca del Languedoc donde, de la mano del viticultor Leon Mendes, su patrón y mentor, descubrirá el arte de la elaboración del buen vino.

Cuatro años después y tras conocer la noticia de la muerte de su padre Josep decide que ha llegado el momento de volver a su tierra para trabajar las viñas familiares y aplicar en ellas todo lo aprendido durante ese tiempo. 

Con su esfuerzo constante y venciendo las adversidades que se le presentan conseguirá hacer frente a una nueva aventura, tan ardua como fascinante: la elaboración de su propio vino.





COMENTARIO


En palabras del propio autor "Este libro es mi carta de amor a un país. No descubrí las glorias del buen vino hasta que, siendo ya un hombre de mediana edad, empecé a viajar a España, donde pronto desarrollé un profundo afecto por la gente, su cultura y sus vinos". Y leyéndolo resulta evidente.

Queda patente, una vez más en las obras de Noah Gordon, el gran trabajo de documentación que el autor lleva a cabo con anterioridad para poder escribir sus historias. 
En este caso la dura vida de las gentes del campo y las condiciones sociales, culturales e incluso políticas de la época están muy bien reflejadas. Así como las descripciones, en algunos casos minuciosas, de la gran cantidad de labores agrícolas que constituyen el proceso de elaboración del vino, desde los trabajos de poda de las vides hasta el prensado de las uvas y las mezclas de las distintas variedades para conseguir mejores caldos.


"Los españoles no tenéis peor enemigo que vosotros mismos cuando os da por pelearos".



El libro presenta las características típicas del best-seller: se trata de una novela no demasiado extensa (no es que sea una novela corta, pero sus 384 páginas quedan bastante alejadas de los tochazos que acostumbran a ser este tipo de libros), formada por capítulos bastante breves (62 en este caso) que suelen contar una historia o un hecho concreto dentro de la dinámica de la trama general, normalmente independientes pero relacionados con los capítulos anteriores y posteriores.

A su vez los capítulos se agrupan en Cinco Partes, pero estas no se presentan en orden cronológico. Las partes Segunda y Tercera son en realidad los inicios de la historia, y en ellas se explica la vida del personaje con anterioridad a su estancia en Francia (Primera Parte), para retomar la obra, a partir de ahí, el orden natural.

Se trata de una historia más bien corta (tal vez la historia no daba para más), fragmentada en muchos casos innecesariamente en multitud de capítulos; muy bien documentada, con múltiples y minuciosas descripciones y correctamente escrita. 

Y esto último creo que es lo más destacable: que es una novela correcta, pero que se queda en eso. No va más allá. Le falta algo para ser una gran obra.

Tal vez el problema sea el nombre de su autor y que se espere mucho más de quien ha escrito con anterioridad grandes historias. Pero, por desgracia, no es El médico. Ni mucho menos. Ni siquiera Chamán o La doctora Cole.

En todo caso se trata, en mi opinión, de un libro interesante. Bien escrito, muy bien documentado y fundamentalmente recomendado para los amantes del buen vino. Y para quien quiera adentrarse en ese (uno más) convulso periodo de la historia de nuestro país.



viernes, 10 de abril de 2015

Teixeira "el malo"


Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, obra que debería ser de obligada consulta para todo aquel que se dedique, en mayor o menor medida, a juntar unas cuantas letras con el propósito de argumentar alguna idea o situación, el adjetivo malo tiene varias acepciones.

Sin entrar en las más coloquiales (bellaco, malicioso, travieso, inquieto, enredador)  y pasando por alto la que literalmente dice: de mala vida y costumbres, que él sabrá si es el caso, me centraré en las tres primeras, que son las que mejor se adaptan al tema que nos ocupa.


Dice la primera acepción  "que carece de la bondad que debe tener según su naturaleza o destino". Pensar que un árbitro debe de tener bondad me parece que es en sí mismo un contrasentido. Aunque bien pudiera ser precisamente que "su naturaleza o destino" fuera el de favorecer a unos o perjudicar a otros deliberadamente. Más o menos como arbitrar de modo arbitrario. Todo un contrasentido.


En su segunda acepción se define como "dañoso o nocivo a la salud". Este parece ser el caso que nos ocupa porque dígame usted, querido lector, si no se puede calificar como una afrenta para la salud física y mental de cualquier persona medianamente normal que un personaje como el que nos ocupa deambule, pretendidamente impartiendo justicia, entre la élite futbolística de este país. 


Pero es la tercera acepción la que da en el clavo en el caso que nos ocupa: "que se opone a la razón o a la ley". Porque díganme ustedes si no es eso exactamente lo que hizo este sujeto anoche en el nuevo estadio de San Mamés. Contra toda razón y toda ley expulsó con tarjeta roja directa a un jugador (Otamendi) en una acción en la que ni siquiera cometió falta alguna. En todo caso fue el jugador rival el que le golpeó a él una vez este ya había despejado el balón.  Y se quedó más ancho que largo.

Y por si esta acción no resultara suficiente para calificar con este adjetivo (malo) al supuesto juez del partido, unos minutos después y con el tiempo reglamentario casi cumplido se produjo otra acción mucho más grave todavía. "Oponiéndose a la razón y a la ley", en una jugada clarísima y que no deja lugar a dudas, dio validez a un gol totalmente ilegal. Un delantero bilbaíno remata el balón, que le llega rechazado del poste, favoreciéndose de su situación adelantada y totalmente antirreglamentaria de fuera de juego. Hasta él mismo es consciente de la irregularidad de la acción, ya que su primer gesto es el de girarse hacia el juez de línea, convencido de que lo encontrará levantando el banderín para señalar la infracción, siendo el primer sorprendido de que no sea así.


En la acción de la expulsión podrá argumentarse que es una jugada muy rápida, un lance del juego en el que dos jugadores van al choque intentando despejar el balón y que es difícil adivinar quien golpea a quien. Si ese es el caso, con mayor motivo es una barbaridad expulsar a nadie ya que ni siquiera se debería de señalar una falta de la que se desconoce su autoría.

Pero lo que ya es de juzgado de guardia es que se conceda un gol legal cuando absolutamente nadie de los que lo vieron en directo (o de quien lo vea con posterioridad en alguna repetición) puede tener la más mínima duda de la posición adelantada, y no por centímetros si no por más de un metro, del delantero vasco.

Ahí está la imagen, justo en el momento que sale el balón. Claro, no?




No hablo de persecuciones, que haberlas haylas. Ni de favoritismos ni intereses, que también. Tan solo de lo que ocurrió anoche en Bilbao, y por lo que ahora mismo el Valencia Club de Fútbol aparece con dos puntos menos de los que debería tener en la clasificación.


Teixeira, eres MALO. Porque no estás capacitado ni para dirigir un partido de solteros contra casados. Y porque lo mejor que podrías hacer es dedicarte a otra cosa y dejar de mancillar, con tu nombre y tus actuaciones, este deporte.


Teixeira, eres MUY MALO. Porque solo una mala persona puede, conscientemente, dejar a un equipo con un jugador menos y después dar validez a un gol que todos (tú incluido) sabemos que fue ilegal. 


Allá con tu conciencia, si es que la tienes.





miércoles, 1 de abril de 2015

Reseña: "Los crímenes mudos"




 

FICHA


Los crímenes mudos.
Autor: Eduardo Prados
Género negro, misterio, fantástico.
Autoeditado. 266 páginas.





BIOGRAFÍA

Por lo que pude leer en una entrevista con el autor, Eugenio Prados es un joven escritor, nacido en la década de los 80, que vive en una ciudad (supongo que española) "pegada al mar".

Los crímenes mudos es su primera novela.

Otras obras del autor son Lugares donde olvidaste tu alma (junio 2013), El largo funeral del señor White, La tumba del niño y la última publicada hasta el momento La tienda secreta (septiembre 2014).




SINOPSIS

Philip y Donald, dos buscavidas residentes en el peligroso distrito de Starkhell, sobreviven gracias a un sucio trabajo: ayudan a cometer crímenes. Ellos nunca son los autores materiales, pero ayudan a sus clientes a cometerlos y a quedar impunes. 

Durante años han logrado actuar sin ser descubiertos, pero de repente un hecho los asalta: antiguos clientes a los que ayudaron comienzan a aparecer muertos en una serie de extraños suicidios. ¿Casualidad? ¿Hay alguien detrás? Tendrán que descubrirlo antes de convertirse en las próximas víctimas.





COMENTARIO

La historia comienza como una típica novela negra. Desde el inicio se nos presenta a los personajes protagonistas, dos violentos matones que tras un tiempo dedicándose a los pequeños robos y a dar palizas "por encargo" se plantean dar un giro a su vida profesional, reciclándose en organizadores y encubridores de asesinatos. Ellos no se ensuciarán las manos, no serán los autores materiales de los crímenes, pero harán todo lo necesario para organizarlos y para que sus autores materiales queden impunes.


Poco a poco el clima de la obra va cambiando, y hacia la mitad del relato este va tomando un nuevo rumbo. Sin dejar de ser policíaca (extrañas muertes, con apariencia de suicidios, se van sucediendo) aparece un componente sobrenatural que añade misterio a la trama y que irá en aumento hasta la resolución de la historia. Lo que comenzó como una novela policíaca se convierte, desde la aparición de la enigmática Annabeth, en una historia de misterio y terror.


El libro está escrito en un lenguaje sencillo y directo, en el que los abundantes diálogos y las someras descripciones de ambientes y personajes contribuyen a una lectura ágil y fluida, tan solo enturbiada por algún que otro fallo ortográfico y/o gramatical que se debería corregir. (A continuación destaco los más significativos).

"Sus ojos se iluminaron y una horrible sonrisa apareció en arrugada cara". Pág. 44

"Evitaban dormir allí lo menos posible". Pág. 50

"Tenía la cara enjuta, era seis años mayor que Dan, y la piel la tenía muy pegada a los huesos". Pág. 72

"Desde que el día que ví a Kong Lee ahorcado he sentido un vacío en el estómago". Pág. 130  

"Mantener un lugar así era caro y ante la posibilidad de que la declarasen la casa en ruinas..." Pág. 140

"Y no sabes la rabia que me da de que sea así". Pág. 183

"...la canción que habían quedado interrumpida en la cena, sonó a todo volumen por los altavoces". Pág. 231

"Visitaron los peores tugurios en busca de una nombre, una palabra, una situación que...". Pág. 247

"¿Lo sientes por ellos? ¿Te correa la conciencia?" Pág. 256.




En mi opinión el desenlace de la historia desmerece un tanto al resto de la trama, ya que todo se resuelve en unas pocas páginas y de un modo bastante artificioso y hasta apresurado, además de poco convincente. Sin desvelar nada para no estropearle la lectura a ningún futuro lector, aparece un elemento clave (una botella) de la que no se explica el por qué ni el cómo, aunque sí queda claro el para qué.


Una lectura que resultará interesante para los amates de la literatura negra (y también para los de misterio y terror), aunque con un final manifiestamente mejorable. Pese a ello Eugenio Prados apunta muy bien en este su primer libro. Sin duda habrá que seguir de cerca su obra.