lunes, 22 de diciembre de 2014

BON NADAL



"En estas fechas tan señaladas, es para mi motivo de orgullo y de honda satisfacción poder transmitir a todo el mundo mis mejores de deseos para el año que está próximo a comenzar..." (Juancar dixit).

Tras tan borbónica introducción (mejor pondremos inicio, para evitar malas interpretaciones) pasemos a lo importante, dado que la real familia ya tiene bastante hoy con la imputación de la ex-infanta conocida hace escasas horas. 
Digo la imputación, que a la niña ya la conocemos desde hace tiempo. 

Pese a todo lo anterior (y muchas deficiencias más, que en un anexo se especifican, como decía Serrat) no he podido sustraerme al espíritu que nos envuelve estos días, por lo que tras comprobar que una vez más la suerte no me ha sonreído en forma de melodía interpretada por niños cantores (¡Antonio! ¡Antonio!), y que habrá que continuar madrugando cada día para ganar el pan con el sudor de la frente, tan solo me queda proclamar que... ¡queda inaugurada la Navidad!







Para todos vosotros, queridos lectores de este humilde blog. Quisiera desearos unas muy Felices Fiestas, rodeados de vuestros seres queridos.  Y que en el próximo año se cumplan todos vuestros deseos.

Un abrazo para todos y cada uno (disculpadme si me dejo a alguien, espero que no) de los que desde EEUU, Rusia, Reino Unido, México, Francia, Polonia, Alemania, Ucrania, Argentina, Colombia, Holanda, Irlanda, Serbia, Venezuela, Portugal, Malaysia, Andorra... habeis accedido en alguna ocasión a este blog. Y a los que lo haceis desde España, que sois la mayoría.
Sois muy grandes.





¡¡FELIZ NAVIDAD PARA LAS PERSONAS BUENAS!!







viernes, 19 de diciembre de 2014

Invasión (VI)



Esta vez la patrulla sí regresó al poblado. En cuanto oyeron el aviso enviado por uno de sus compañeros supieron que debían dar media vuelta y regresar. A toda velocidad y con la esperanza de recibir buenas noticias, fueron llegando al poblado.

Todavía jadeando por la intensa carrera, tras refrescar un poco sus sudorosos cuerpos y beber algo de agua, tomaron asiento junto al resto del poblado que les esperaba ya reunido.

El último en llegar era el que todos esperaban, el que había lanzado el aviso. El portador de noticias. Y estas no podían ser nada buenas a juzgar por su aspecto. Su rostro permanecía serio, congestionado por la intensa carrera, pero reflejaba algo más que el esfuerzo realizado. Además de que había llegado solo.

Poco a poco fue recuperando el aliento, y con toda la serenidad que pudo reunir empezó a describir cómo había encontrado muerto a uno de los compañeros de la patrulla extraviada, aunque voluntariamente omitió de su explicación algunos detalles innecesariamente dolorosos. Solo había visto a uno de ellos, recalcó, aunque todo hacía indicar que los demás no habrían corrido mucha mejor suerte.

No había encontrado ni rastro de los otros tres, aunque era evidente que un grupo bastante numeroso había pasado por allí, dejando multitud de señales a su paso, y se había marchado en dirección a la costa. No había querido perder tiempo en seguir aquel rastro porque pensó que lo más importante en ese momento era avisar a los demás -y porque el miedo se lo habría impedido de haberlo intentado, tuvo que reconocerse a si mismo-, pero todo parecía indicar que el resto de la patrulla y sus captores habían marchado en aquella dirección.

Su breve explicación resultó definitiva, y sin más tiempo que perder, la aldea al completo se puso en marcha. A excepción de un par de hombres que se quedaron al cuidado de los ancianos y de los niños más pequeños, todos los que fueran capaces de empuñar un arma debían salir inmediatamente, con el mayor sigilo posible, al rescate de sus amigos. No había tiempo que perder. Sabían que cuanto más se demoraran en partir menores serían las posibilidades de encontrarlos con vida.

Marchaban en grupo, casi codo con codo, como múltiples extremidades de un mismo cuerpo, intentando hacer el menor ruido posible, perfectamente mimetizados con el entorno que tan bien conocían.

Avanzaban a buen ritmo a través de la espesa arboleda, con los sentidos en alerta constante ante cualquier indicio extraño que se pudieran encontrar, y poco a poco iniciaron el leve descenso que les conduciría hacia su objetivo. Apenas les faltaba un pequeño trecho por recorrer, justo cuando comenzaban a atravesar el pequeño riachuelo que desembocaba en un extremo de la bahía, cuando se quedaron paralizados por el sonido de varios truenos que parecieron caer allí mismo.

El cielo estaba despejado. Les envolvía la humedad de la selva, pero todavía no había empezado a llover. Y los hombres empezaron a caer.

Las cristalinas aguas, que en aquel punto les llegaban a la altura de las rodillas, empezaron a teñirse con multitud de manchas oscuras que navegaban alrededor de algunos cuerpos inmóviles.

Desde diferentes puntos de la orilla les estaban acribillando con unos dardos invisibles que atravesaban sus cuerpos, que parecían lanzados por unos seres de piel tan clara como jamás habían visto. Poseían una palidez exagerada (les parecían casi transparentes), pero solo en los pocos lugares en los que su piel no aparecía cubierta por un espeso pelo negro.

Seres peludos lanzando dardos mortales; relámpagos de fuego que les hacían caer como hojas secas arrastradas por el viento.

Ahora ya no se trataba de un par de hombres en peligro, sino que era el poblado entero el que se encontraba en una situación extrema. En su afán por ayudar a sus compañeros habían caído en una trampa de la que tal vez ninguno de ellos lograría escapar.

En el juego de los peludos, que les habían estado esperando y ahora se proponían acabar con todos ellos.


(…)

viernes, 12 de diciembre de 2014

Transparencia y caja vacía

Desde la reciente puesta en marcha del llamado Portal de la Transparencia, en estos días están saliendo a la luz gran cantidad de datos económicos referidos a los sueldos de nuestros representantes políticos.

Dejando a un lado las dificultades técnicas para acceder a dicha información y el gran volumen de datos expuestos, los primeros comentarios no han tardado en salir.

Ahí figuran los sueldos (referidos al año 2013) de multitud de altos cargos. Y lo que parece que más ha llamado la atención es el gran número de políticos cuyo sueldo supera con mucho al del presidente del gobierno.

Por poner algunos ejemplos (hay más, muchos más) se podría destacar que varios ministros y secretarios de estado, el presidente del congreso de los diputados y muchos directores de departamentos varios de la Presidencia del gobierno tiene un sueldo superior al del presidente (Rajoy cobró el año pasado, según estas mismas fuentes, alrededor de 78.000 €).

Lejos de lo que se pudiera pensar, no es ésta una característica exclusiva de la administración central. Ni mucho menos. También hemos sabido que varios presidentes autonómicos sobrepasan con creces dicha cantidad. En concreto los de Cataluña, Madrid, País Vasco y Aragón ingresan 144.000, 103.000, 97.000 y 80.000 euros respectivamente.

Y en cuanto a los alcaldes sucede algo parecido. La lista la encabeza el de Barcelona, Xavier Trías, con un sueldo de 122.000 euros a los que hay que añadir otros 32.000 en dietas, con lo que sobrepasa los 150.000, doblando el sueldo de Mariano. Botella en Madrid con 94.000, Juan Alberto Belloch en Zaragoza con 91.000, Rita (como no) 87.000 y Málaga con 81.500 euros forman el repoker de alcaldes mejor pagados.


También es noticia de actualidad el municipio gaditano de Puerto Serrano. Se trata de una población de unos 7.000 habitantes, con una tasa de paro del 40%, cuyo ayuntamiento arrastra una deuda de 7 millones de euros (es decir, cada habitante "debe" unos mil euros).

Con un presupuesto anual de 6 millones, la deuda se ha ido agrandando en los últimos ejercicios hasta llegar a la caótica situación actual en la que el ayuntamiento no puede hacer frente a ningún pago, por pequeño que sea. Se deben recibos de luz, agua y teléfono de las distintas dependencias municipales; los 130 empleados municipales llevan seis meses sin cobrar la nómina (pese a lo cual continúan acudiendo a diario a sus puestos de trabajo), y han tenido que suspender el pago de las ayudas sociales que dedicaban para que sus vecinos más desfavorecidos pudieran hacer frente a los gastos mínimos de subsistencia.

El alcalde, Francisco Javier Galvín (IU) permanece encerrado desde ayer en las dependencias de su quebrado ayuntamiento, en demanda de alguna ayuda (que no llega) del resto de administraciones, y  que les pudiera ayudar a revertir su crítica situación.


Dos noticias económicas, o las dos caras de la misma moneda.


Por cierto: el sueldo del alcalde de Puerto Serrano, que tampoco cobra desde hace medio año, es de unos 45.000 € anuales (que es el que corresponde, según el ministerio de hacienda, para los alcaldes de poblaciones de 5.001 a 10.000 habitantes). 

Algo más de la mitad de lo que cobra (este sí y con regularidad) el presidente del gobierno.




viernes, 5 de diciembre de 2014

Teresa, la Mato y el otro (II).

(Continuación de la entrada publicada el día 15 de octubre de 2014).

Finalmente hubo suerte, y el trabajo (mucho y bien hecho) de gran cantidad de médic@s, enfermer@s, auxiliares, celador@s y demás personal sanitario dió como resultado que Teresa Romero, la primera persona contagiada de ébola en todo el hemisferio norte, pudiera al fin superar la terrible enfermedad. Enhorabuena a todos ellos y gracias por su esfuerzo.

Pasado un tiempo de aquello, ninguna de las demás personas controladas por haber estado en situación de riesgo ha llegado a desarrollar la enfermedad. Otro motivo para felicitarnos todos.


En otro orden de cosas y en cuanto a los (i)responsables políticos encargados de hacer frente a la situación, no hacen falta muchos calificativos ya que su gestión, sus hechos y sus comentarios desde el primer momento hablaron por si solos. A pesar de lo cual y para vergüeza de casi todos continuaron en sus respectivos despachos, cómodamente instalados, esperando a que pasara la tormenta y escampara el temporal.


El primer cese (disfrácenlo ustedes de dimisión, pero a estas altura eso ya no cuela) se produjo el pasado 26 de noviembre, y fue como consecuencia de un auto judicial que califica a la Mato de "partícipe a título lucrativo" de los delitos supuestamente cometidos por su ex-esposo con la trama Gurtel.

No fue el ébola sino la avaricia, el mirar para otro lado para no ver coches de lujo en su propio garaje, el no preguntarse quién pagaba las fiestas de cumpleaños, el confeti, los payasos y los viajes a Paris que realizó con su familia, la que acabó (esperemos que definitivamente) con su carrera política.


En cuanto al "otro" (el presunto consejero madrileño de sanidad) una vez más la boquita le perdió, y ayer mismo fue cesado. Pero no lo fue por su mala gestión, ni por su insolidaridad ampliamente demostrada (ya que, de ser ese el motivo debería haber sido cesado hace al menos unas cuantas semanas), sino por sus penúltimas declaraciones a un medio de comunicación en las que él solito se colgaba las medallas por ser el responsable de la curación de la Sra. Romero. Increible pero cierto. En su línea.

Finalmente ocurrió. Pero no por mal gestor. Ni por inepto o incompetente. 
Fue cesado por bocazas.